+34 961 855 850 info@albogarden.com

Buxus sempervirens, Boj

Buxus sempervirens, Boj

Pertenece a la familia de las Buxaceae con nombre científico Buxus sempervirens y comúnmente conocido por Boj, Boj común, Boje… Este arbusto perennifolio y monoico de larga vida y crecimiento lento, tiene su origen en Europa, norte de África y oeste de Asia.

En España el Boj (Buxus sempervirens) se halla distribuido de forma natural en colinas secas y rocosas y también en zonas de matorral en el cuadrante noroeste. Puede alcanzar en altura hasta los cinco metros con un diámetro de 1,5 metros.

Las hojas del Buxus sempervirens son enteras, opuestas y coriáceas de 1,5 a 3 cm, de color verde oscuro lustroso por la haz y más pálidas por el envés, con los bordes ligeramente enrollados. La corteza de sus ramas rígidas profundamente agrietadas son de un color pardo claro.

Sus flores sin pétalos, dispuestas en inflorescencias axilares con una flor femenina en el ápice y varias masculinas debajo de ella, estas son pequeñas, de unos 5 mm de diámetro, blanquecinas y de olor desagradable.

El fruto es coriáceo del tamaño de un garbanzo en un principio de color verde que se torna pardusco con tres cuernecitos que albergan semillas de un color negro lustroso. Se presenta en cápsula conteniendo dos semillas en cada cavidad.

Buxus sempervirens en maceta

El Buxus sempervirens es muy apreciado en jardinería para formar borduras y en especial setos porque soporta bien las podas y su follaje es perenne. Es ideal por su elegancia para decoración de terrazas, jardines y pórticos ya que el boj permite la práctica de la poda decorativa o topiaria por soportar podas fuertes y frecuentes para mantener la forma y estructura realizada.

La exposición ideal es la semisombra, aunque tolera también el pleno sol, siempre que el suelo tenga humedad. Se adapta a todos los suelos aunque los prefiere de ph neutro y ligeramente calizos. Si decidimos tenerlo en interior prefiere temperaturas frescas entre 3 y 10ºC en invierno y una buena iluminación, siendo necesario su ubicación al aire libre en primavera y verano.

En cuanto al riego hay que evitar el encharcamiento siempre y debe ser moderado, en especial en invierno. En verano mantener la humedad, pero dejar secar el sustrato de vez en cuando antes de volver a regar. El abonado debe realizarse con abonos para plantas verdes que encontrarás en nuestro Departamento de Sanidad Vegetal en nuestro Centro Comercial y de Jardinería Albogarden en Valencia.

En cuanto a la poda, debe ser esta de formación y mantenimiento a finales del invierno. Con ella daremos al arbusto la estructura y forma deseada, eliminando rebrotes y ramas mal ubicadas, para controlar su crecimiento.

Plagas y Enfermedades del Buxus sempervirens:

Antes de detallarlas, si mantenemos unos cuidados mínimos y realizamos los tratamientos preventivos, seguramente no harán su aparición. Nuestro departamento de Sanidad Vegetal en el Centro Comercial y de Jardinería Albogarden en Valencia, nos dará las pautas a seguir, además de disponer de los productos (fungicidas, acaricidas, insecticidas, etc.) para prevenir y combatir cualquier plaga o enfermedad que se presente.

Buxus sempervirens en maceta

Enfermedades del Buxus sempervirens:
– Chancro del boj: Esta enfermedad se suele dar en plantas viejas o en ramas rotas. Las hojas de la planta se tornan de un color amarillento o parduzco y quedan pegadas a las ramas. La fructificación del hongo Pseudometria rousseliana, es lo que le da esas pústulas de color rosado o rojo vivo en las hojas y ramas. Disminuye muchísimo el vigor de la planta, y puede llegar a matarla. Hay otros hongos que pueden también atacarla, como el Mycosphaerella patouillardi, o el Phyllosticta buxina que producen moteado en las hojas, pero todos ellos con un tratamiento fungicida preventivo en primavera y principios de verano evitará su aparición.
– Roya: Se caracteriza por abundantes pústulas negras en las hojas. Se trata del hongo Puccinia buxi, cuya propagación se contiene también con pulverizaciones repetidas de fungicida.
Phytophthora cinnamomi, que afecta la raíz de manera incurable.

Plagas del Buxus sempervirens
Monarthropalpus buxi: Se trata de galerías en las hojas que producen las larvas de este mosquito cuando la hembra taladra la epidermis y pone los huevos en las hojas.
– Cochinillas
– Meleta (Psylla buxi): Son pequeños insectos chupadores que deforman las hojas.
– Nemátodos: Atacan a las raíces y suelen ser del género Pratylenchus, que debilita bastante a la planta.
– Ácaros: Normalmente es el Eurytetranichus buxi que torna las hojas amarillentas o parduzcas.

» En nuestro Centro Comercial y de Jardinería Albogarden en Valencia, encontrarás distintos formatos del Buxus sempervirens o Boj, todas ellas en maceta que van desde el pequeño tamaño para su plantación en seto hasta tamaños ejemplares modelados en diferentes estructuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *