+34 961 855 850 info@albogarden.com

El cultivo del pistachero en Valencia

El cultivo del pistachero en Valencia

En esta ocasión os vamos a informar del pistacho, aunque lo primero que conviene saber es que el pistacho es el fruto del pistachero si bien de forma coloquial se refieren indistintamente a esta planta con ambos nombres.

Este frutal ha estado presente en España desde hace siglos, remontándose sus comienzos a la época romana y potenciado por los árabes. Desapareció prácticamente durante la Edad Media con los moriscos y ha tenido su reintroducción y expansión a partir de la década de los 80 por su valor como cultivo comercial. Sin duda el pistacho es un producto que se encuentra de moda y aunque es un árbol de desarrollo lento, si lo deseamos podemos cultivarlo preferentemente en nuestro huerto urbano de campo o jardín siempre y cuando tenga unas condiciones adecuadas para su cultivo.

En Albogarden, su centro de Jardinería en Valencia, disponemos de una oferta de pistacheros machos y hembras cultivados en contenedor para que puedan ser plantados en cualquier época del año.

El cultivo del pistachero en Valencia

Características del pistachero

Tanto pistachero como pistacho son los nombres más populares de esta planta en España, siendo su nombre científico Pistacia vera y pertenece a la familia Anacardiaceae. Es un árbol caducifolio y hay plantas machos y plantas hembras. Si bien su desarrollo es lento, en contrapartida como árbol puede vivir muchos años… de 150 a 300 años según las condiciones de terreno y clima.

Posee un tronco corto de corteza rugosa con abundantes ramas llegando a crear una copa densa, amplia y abierta. En su conjunto puede alcanzar los siete metros de altura, aunque mediante podas lo podemos mantener mucho más bajo. Sus raíces son penetrantes a la vez que superficiales, permitiéndoles explorar en gran profundidad buscando agua y nutrientes. Por ello el pistacho prospera adecuadamente en zonas con suelo y clima donde otras especies no tienen tanto éxito.

Sus hojas, de color verde oscuro en el haz y algo más pálidas en el envés, adquieren en otoño un color rojo anaranjado que aporta cierto interés ornamental al huerto urbano y jardín. Su floración se realiza tras alcanzar el número de horas frío de reposo invernal y esta se realiza antes de la emisión de sus nuevas hojas. El pistachero tiene una floración dilatada durante un mes entre marzo y abril. Como sus flores masculinas y femeninas se encuentran en árboles distintos, para obtener producción deberemos tener plantados varios árboles en los que se encuentren ejemplares de los dos sexos. Una vez fecundadas producen un fruto: el pistacho.

¿Puede cultivarse el pistacho en Valencia?

El cultivo de pistacho no debería realizarse en contenedores y por lo tanto es poco recomendable para cultivarlos en huertos urbanos de terraza o balcón. Tampoco en zonas muy cercanas al litoral, donde el invierno sea muy cálido y no se pueda conseguir que la planta inverne adecuadamente.

¿Esto quiere decir que el pistachero no sobrevivirá? No, simplemente que no tendrá la producción que podría llegar a tener en condiciones mejores. Recordemos que lo hace correctamente donde vegeta bien el olivo, la viña o el almendro.

El cultivo del pistachero en Valencia

Cultivo del pistacho

Antes de decidir si queremos cultivar pistachos en nuestro huerto urbano, lo primero que debemos saber es si nuestras condiciones de cultivo le son propicias.

El pistachero puede cultivarse en zonas con clima templado y seco, llegando a soportar temperaturas alrededor de los 40ºC. Es por excelencia el frutal de los climas semiáridos, si bien, como ocurre con otras muchas plantas su producción es mucho mayor si se cultiva en regadío. Para hacernos una idea, el pistachero vegeta bien en zonas donde lo hace correctamente el olivo, la viña o el almendro.

Es una planta que requiere reposo invernal,… unas 800 horas de frío, horas con temperaturas por debajo de los 7ºC para que la planta salga de la dormancia (período en el ciclo biológico de un organismo en el que el crecimiento, desarrollo y actividad física se suspenden temporalmente). Requiere ser cultivada a pleno sol y tolera los vientos secos. Recordemos que el pistachero es una planta de polinización anemófila y se aseguran su polinización por medio del viento.

En cuanto a las necesidades del terreno se adapta a una amplia gama de suelos como por ejemplo pobres, calcáreos, altamente alcalinos o ligeramente ácidos, salinos… aunque se desarrollará mucho mejor y aumentará su productividad si son del tipo franco-arenosos, bastante profundos y están bien drenados.

Para asegurarnos una buena polinización, como referencia podemos plantar un macho por cada 10 pistacheros hembra ya que sólo ellas producen pistachos. Si plantamos menos árboles… siempre debe haber un pistachero macho.

También es muy importante saber una ventaja sobre el Pistachero: al florecer casi un mes y medio después que el almendro, las heladas tardías no suelen afectarle.

En cuanto a técnicas de cultivo del pistachero:

  • Aunque los pistacheros en contenedor se pueden plantar durante cualquier época del año, es recomendable que se realice en invierno durante el período de reposo vegetativo para que arranque su brotación de primavera con fuerza desde el principio.
  • El marco de plantación puede ser de unos cinco o seis metros entre plantas.
  • El abonado del pistacho comienza en primavera con un aporte de abono completo con equilibrio NPK de 10-10-10 y si puede contener microlementos mucho mejor.
  • Si nuestro huerto urbano es de secano, árido y especialmente rocoso, podemos recurrir al abonado foliar como solución para mantener nuestros pistacheros bien fertilizados.
  • Si bien los pistacheros soportan bastante bien la sequía, la verdad es que vegetan muy bien si le proporcionamos riegos abundantes y distanciados.
  • Para su poda, necesitamos tener presente que el pistachero tiene su floración y por lo tanto fructificación sobre madera de dos años.
  • Las podas resultan importantes para conseguir un desarrollo armónico de la planta.
  • El control de malas hierbas debe ser manual y evitar en lo posible el uso de herbicidas. El objetivo es mantener durante los primeros años de cultivo el terreno suelto y libre de malas hierbas, sobre todo a una distancia de un metro del tronco.

Plagas y enfermedades del pistachero

El pistachero es una planta muy rústica y como casi todas, si se cultiva bien nutrida y en las condiciones adecuadas, prácticamente no sufre muchas plagas ni enfermedades.

Entre las plagas más propensas a aparecer durante el cultivo del pistachero están:

  • Los pulgoncillos (Geoica utricularia, Baizongia pistaciae y Forda formicaria Heyden) causantes de las agallas en hojas.
  • Las larvas (Sinoxylon sexdaentatum) que excavan galerías en la madera muerta durante invierno.
  • El gorgojo (Trogoderma granarium Everts) que afecta a los pistachos cuando se encuentran almacenados.

Y referente a las enfermedades del pistacho:

  • El Verticillium alboatrum Reinke que causa el marchitamiento del árbol e incluso su muerte si el ataque es severo.
  • La Phytophthora citricola que afecta al sistema radicular y se manifiesta en toda la parte aérea con un crecimiento deficiente, mala brotación, pocas hojas de pequeño tamaño y con síntomas de clorosis.
  • La Alternaria alternata Kreisler que causa daños en el follaje, flores y frutos del pistachero y como consecuencia llega a reducir el cuajado de los frutos y por lo tanto mermar considerablemente su producción.
  • La Rosellinia necatrix Prill. Afecta al sistema radicular del pistachero y puede vivir durante años en raíces podridas en la tierra siendo una amenaza latente al cultivo.

Fisiopatías del pistacho
En ocasiones observamos que el pistachero crece con problemas y solemos pensar que sufre alguna plaga o enfermedad, cuando en realidad es fruto de una fisiopatía. Entre ellas se pueden dar:

  • Desecación y caída de frutos. Normalmente puede ser debido a un exceso de frío primaveral que afecta a la floración y/o al exceso de lluvias durante la fase de floración dificultando la polinización. De la misma forma puede ser ocasionada por todo lo contrario: un exceso de temperaturas y una escasa pluviometría.
  • Falta de maduración de los frutos. Este hecho se da normalmente a la falta de temperatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *