+34 961 855 850 info@albogarden.com

Pitahaya, fruta del dragón

Pitahaya, fruta del dragón

Hylocereus undatus es su nombre científico, pero por aquí se le conoce por sus nombres comunes como son pitahaya, fruta del dragón, cactus trepador, reina de la noche… Los que consumen smoothies quizás no sepan que están consumiendo esta fruta exótica de sabor dulce que destaca por su color rosa fucsia.

El género Hylocereus es originario de América tropical, especialmente de América central y el Caribe. Entre las especies más cultivadas se encuentra la que hoy nos ocupa, la más popular, la Hylocereus undatus.

Muy utilizada como planta ornamental, también se utiliza como planta de cultivo para cosechar sus frutos, llamados pitahayas. Es una planta epífita originaria de Centro América de la familia de las Cactáceas. Se pueden encontrar tres variedades todas con semillas por dentro: amarilla por fuera y pulpa blanca, roja por fuera y pulpa blanca o roja por fuera y pulpa roja.

Su fruto en forma de llama es de piel áspera y pulpa blanda llena de semillas. La parte comestible es la pulpa y generalmente se consume fresca. La cáscara no es comestible y puede ocasionar dolores de estómago. Sin embargo, su pulpa posee multitud de beneficios para nuestra salud. Se consume en helados, yogures, macedonias, zumos y ensaladas.

Planta de pitahaya en floración

Se trata de una planta perenne de carácter epífito o terrestre, de abundante ramificación y porte rastrero o trepador, pudiendo alcanzar hasta los dos metros de largo. Tiene dos tipos de raíces, las primarias que son delgadas y superficiales cuya función es la de absorber y las raíces secundarias, adventicias que son las que se desarrollan en la parte aérea con la función de servir de agarre.

Sus tallos o vainas actúan como regulador hídrico y participa en la fotosíntesis. Son suculentos de un color verde, rectos, articulados y triangulares que presentan en los bordes areolas donde se agrupan espinas, consideradas hojas modificadas. De ellas nacen ramificaciones y flores.

Las flores hermafroditas, son tubulares de color blanco, amarillento o rosado, grandes, de cuya parte inferior surgen grandes segmentos puntiagudos, delgados y acuminados de color crema. Sus flores orientadas hacia la luz de la luna abren durante la noche.

Necesita de una alta luminosidad. Una exposición a pleno sol no es conveniente, es ideal la semisombra. Prefiere climas cálidos y húmedos. La temperatura óptima para un desarrollo óptimo oscila en torno a 16-25ºC, no tolerando temperaturas bajas ni tampoco temperaturas superiores a los 38ºC.

Para su plantación debemos asegurarnos que el suelo tiene buena capacidad de drenaje, por su sensibilidad al encharcamiento. Al ser una planta muy rústica es capaz de adaptarse a suelos secos, pobres y pedregosos, aunque prosperará mejor en suelos franco-arenosos y húmedos, ricos en materia orgánica y pH ligeramente ácido (5,5-6,5).

Fruto de pitahaya, la fruta del dragón

La plantación de pitahaya, la realizaremos a finales del invierno, incorporando materia orgánica al suelo y realizando un aporcado de tierra alrededor. El marco de plantación más habitual es de 3x3m en una orientación norte-sur. Debemos tutorar la planta colocando un tutor junto a ella o un soporte bastante fuerte ya que debe soportar el peso de la planta.

A la hora del abonado debemos saber que la pitahaya es una planta exigente en potasio y nitrógeno, y en menor mesura fósforo. Alrededor de la planta se realiza una pequeña zanja a finales del invierno y se aporta un fertilizante de estas características mezclándolo con la tierra y regando a continuación. Para favorecer la floración y fructificación en verano le realizaremos aplicaciones foliares.

A la Pitahaya no le gusta mucho el agua. Durante los dos primeros años para estimular su crecimiento si le daremos riegos de apoyo, después solamente la regaremos durante la floración.

Cuando aparezcan las primeras flores, aunque son autofértiles, debemos efectuar lo que se denomina una polinización cruzada. Esta consiste en cubrir el estigma de la flor con el polen de otra diferente, incluso de otra especie con un pincel. De esta forma manual tendremos una producción mayor y de mejor calidad.

La pitahaya es una planta de crecimiento rápido, que forma masas muy densas, por lo que la poda es imprescindible. Podemos efectuar tres tipos:

  • Poda de formación: Al inicio de la plantación eliminaremos todos los brotes dejando un par de tallos para que alcancen el extremo del soporte, una vez alcanzado los despuntaremos para que se desarrollen más tallos. También se eliminarán los tallos laterales.
  • Poda de limpieza: Como su nombre indica se trata de ir eliminando tallos indeseados o estropeados.
  • Poda de producción: Esta poda se realiza al tercer año de la plantación. Eliminaremos los tallos que no son productivos desde la parte inferior del tallo principal. Así le daremos a la planta aireación e iluminación a la vez que la aliviaremos de peso.

Fruto de pitahaya, la fruta del dragón

Si hay alguna plaga que pueda hacer su aparición en la Pitahaya serían el Chinche patón (Leptoglossus zonatus), la Mosca del botón floral (Dasiops saltans), la Hormiga (Atta cephalotes), el Picudo negro (Metamasius sp.) y el Barrenador del tallo (Maracayia chlorisalis). Todas ellas si realizamos monitoreos, observando la planta, podemos eliminarlas fácilmente, bien manteniendo la planta bien aireada, eliminando las malas hierbas y con la aplicación de insecticidas de forma preventiva.

Entre las enfermedades que pueden afectar a la Pitahaya estarían la Erwinia carotovora, pudrición del tallo, la Dothiorella sp. y la Antracnosis (Colletotrichum sp.), todas evitables si se toman una serie de medidas preventivas como buen drenaje, desinfección y plantación de material sano. Realizar aplicaciones preventivas de fungicidas también es una buena opción.

Consultar para cualquier duda con nuestro Departamento de Sanidad Vegetal del Centro Comercial y de Jardinería Albogarden en Valencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *